El trayecto hacia el Modelo de Salud Familiar

 

Los profesionales que trabajamos en Atención Primaria de Salud, lo hacemos con la convicción, de que éstas, deben encausarse hacia los individuos y la comunidad, con el fin de aumentar sus capacidades en la participación de la acción sanitaria y la responsabilidad en materia de salud; a fomentar un comportamiento higiénico relacionados con la salud de la familia y nutrición de ellas; higiene del medio ambiente; estilos de vida saludables; y la prevención de las enfermedades

En el área de la Educación Sanitaria se han desarrollado en el tiempo “Modelos de intervención”, el primero de ellos, ya obsoleto por las características que lo definen, sin embargo, aún persisten, ya que los profesionales de la salud formados en éste, se han resistido al cambio…, me refiero al “Modelo Biomédico” o tradicional, asistencial. Donde la educación sanitaria utiliza estrategias clínicas, y se basa en la prescripción del “tratamiento educativo”; la población es exclusivamente la demandante, y la información es básicamente unidireccional

En segundo término, el “Modelo Preventivo”, éste, ya incorpora nuevos conceptos: La prevención en grupos de riesgo y la influencia de factores sociales, ambientales, biológicos y de estilos de vida. Sin embargo, la comunicación es bidireccional, no equilibrada, ya que los programas se realizan sin la participación de la comunidad y el usuario continúa en un papel pasivo. Lamentablemente, a mi juicio, los Consultorios que ya se han transformado en “Centros de Salud Familiar” (Cesfam), aún no logran en su totalidad, empoderarse del nuevo concepto integral de salud, precisamente por los profesionales ya formados en Universidades que han establecido por décadas el Modelo Biomédico ya antes mencionado.

El Modelo Comunitario, modelo integral, fomenta el autocuidado en salud…, pretende la participación activa y responsable de los usuarios, promueve la ampliación de diferentes tipos de profesionales, así como de grupos o colectivos no sanitarios de la comunidad. Por lo tanto, la población diana está constituida por la comunidad, y el sistema es comunicativo, equilibrado y bidireccional.

Se ha avanzado sustancialmente en los últimos años, el Ministerio de Salud, ha desarrollado iniciativas para fortalecer la estrategia de atención primaria como soporte de este modelo integral, que consiste en promover la vida saludable, prevenir la enfermedad y, en caso de que ocurra, enfrentarla tempranamente. El modelo de salud familiar constituye el pilar fundamental. Este modelo se centra en el equipo de salud familiar, y entre sus profesionales cuenta con médico, enfermera y matrona, superando la idea del médico de cabecera, dado que permite desarrollar un concepto interdisciplinario, apuntando a la promoción de estilos de vida más saludables, no sólo a curar la enfermedad.

 

El objetivo de la atención, es la familia, entendiendo que la salud y la enfermedad se dan en un contexto fuertemente determinado por esta estructura social. Para el sustento del modelo, es necesario contar con profesionales especializados en salud familiar, así como con infraestructura y tecnologías adecuadas. Un profesional especialista en personas, comprometido con la salud y no con la enfermedad, que no sólo conoce a su paciente sino a su grupo familiar.

Se plantea además una innovación organizacional lo suficientemente flexible para adaptarse a la realidad epidemiológica, social y de recursos locales, que permite incorporarlos en un proceso de co-gestión de salud, promoviendo de esta manera, un real empoderamiento y, por ende, auto responsabilidad de su cuidado en salud. Ese es precisamente el desafío, esta propuesta, o reforma de la Salud, que establece como eje fundamental el cambio de modelo de atención, es lo que nos debe ocupar a todos los profesionales del Equipo de salud, a las Universidades, a los Centros de formación técnica, y por supuesto…, la inyección de recursos por parte del gobierno a la Atención Primaria; sabido de todos, que la Atención Secundaria, es el fracaso de la primera.

Ahora bien, el concepto de Educación sanitaria, que es el área que me compete, tiene distintos significados, que operacionalmente se dividen en los siguientes:

Objetivos centrados en el “saber” (conocimientos)

Objetivos centrados en el “saber hacer”  (habilidades)

Objetivos centrados en el “saber ser” (conductas)

En esencia, la Educación para la Salud tiene que trabajar el “Saber ser”

 

Alicia Parada Acuña

E.U. Universidad de Chile

Diplomada en Salud Familiar